martes, 26 de enero de 2016

lunes, 23 de noviembre de 2015

Donde residen las almas




Prólogo



«La energía no se crea ni se destruye, se transforma»
                                                                     Albert Einstein

Desde tiempos inmemoriales nos han contado que existe el cielo y el infierno, si eres bueno vas al cielo y si eres malo, al infierno, pero, ¿y si os dijera que esto no es así? , que los dos conviven en un mismo lugar.
Nuestra existencia no termina con la vida que conocemos, al morir vamos a otro lugar no tan diferente de lo existente, un sitio más etéreo, metamórfico pero con formas similares, y que cuando soñamos podemos observarlo algunas veces.
Este paraje está creado por nuestras almas que adquieren formas humanas, animales, vegetales o terrestres, todas compuestas por recuerdos, injusticias o anhelos, intentando reproducir lo que en su día fueron e intentando librarse de la coraza que aún les une a su antigua existencia.
Cuando la coraza que les liga a la vida humana desaparece se convierten en luz, en energía, atravesando el cosmos y uniéndose a una masa energética que se vuelve a repartir entre todos los seres vivos del planeta.

Jaret



«Algunos se mueren aún siendo en vida, otros viven después de la muerte».
Valeriu Butulescu

Las agujas del reloj permanecen inmóviles en el transcurrir de las horas, se detuvieron a la una y dejaron de avanzar. No paro de observar el entorno oscuro que me rodea, las paredes de piedra añeja y húmeda supuran humedad por todas las rendijas que las envuelven. Y allí al fondo una luz potente parece invitarme a aproximarme a ella, su llamada cálida me seduce más que el lugar donde permanezco ahora mismo. Pero me resulta imposible acercarme a ella, en mis muñecas, abrazándolas con gran fuerza, se encuentran unas manillas de hierro, soldadas a unas cadenas que no miden más de dos metros de largo y no me permiten alcanzar ni por asomo a la cálida luz.
Estoy desnudo, sucio y a pesar de lo frío que parece este lugar, no tengo ni el menor indicio de este invitado helado, pero al maldito reloj sí que parece haberle afectado su presencia. Con calma me acerco a la única pared que las cadenas me permiten alcanzar y me siento apoyándome en ella. Con destreza observo bien lo que me rodea e intento analizar la situación en la que me encuentro, pero por más que miro y pienso, no logro recordar cómo he llegado a este lugar, ni siquiera recuerdo mi nombre, ni que hacía antes de estar allí. Qué extraño, ¿no? Preguntas existenciales abordan ahora mi cabeza. ¿Quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Por qué estoy desnudo? Y como estas, mil preguntas más me disparan a los sesos.
Tras aquella luz lejana me parece escuchar el murmullo cálido de gente pasando a través de ella, pero nadie se asoma a mirar en este cuarto, ni tan solo veo la sombra de sus cabezas pasando por delante de la supuesta “puerta” o “ventana” que adorna esta habitación.  ¡Es todo tan extraño!, diría que es un sueño si no fuera porque estoy seguro de estar despierto. Pero entonces ¿por qué no tengo frío, ni hambre? Juraría que llevo horas, incluso varios días aquí dentro y nadie me ha traído comida, ni yo he tenido necesidad de comer, estoy seguro ahora, esto ha de ser un sueño.
Entonces ¿por qué no recuerdo quién soy? ¿O cómo he llegado aquí? ¡Piensa!
De repente parece invadirme una imagen lucida que aporta claridad a mi sombría memoria. Recuerdo agua que poco a poco se tiñe de rojo carmesí y una habitación con las paredes de color rojo burdeos, estoy en una cama tumbado, desnudo, inmóvil, de reojo me parece observar una sombra esbelta de pelo largo que cruza la puerta saliendo de la habitación, la cierra de un portazo, con rabia, con rencor. Ignoro qué ha sucedido o quién puede ser esa persona. Permanezco inerte durante unos instantes en la cama, flotando en lo que parece un sueño dentro de otro sueño.
Envuelto y atrapado en este laberinto, me invade un sentimiento de tristeza, algunas lágrimas saltan desesperanzadas, sin mi consentimiento, de mis ojos hasta mis mejillas. Casi sin poder controlar la situación los cierro durante unos breves instantes, en los que intento pensar, a la vez que las sensaciones me invaden. Al abrirlos ya no estoy en aquella caótica habitación, ahora el agua cubre mi cuerpo desnudo, continúo tumbado en lo que parece la bañera de un baño, pero estoy paralizado, intento girar la cabeza, aunque me resulta imposible, miro de reojo hacia los lados, pero no logro observar con claridad que es lo que me rodea. Aquella sensación de tristeza no ha desaparecido, aunque ahora no está sola, yo sí, le acompañan otras amigas llamadas desesperación y soledad, fluyen en mí avanzando inexplicablemente. Tal vez mi subconsciente lo sepa, pero yo no. ¡Es todo tan extraño!
Un sonido irrumpe mis pensamientos, algo ha caído en la calmada agua que ahora se muestra alterada por el nuevo elemento que en ella reside. Intento mirar hacia abajo, mi ángulo de visión alcanza hasta mi pecho que permanece cubierto por el ahora líquido fluido, más allá, todo se torna borroso y difuso. Allí a lo lejos un color rojo carmesí avanza hacia mi pecho con gran velocidad, se expande a lo ancho y largo. En ese preciso instante, a mesura que el agresivo color avanza, me invaden otras sensaciones. Mi subconsciente me advierte que ya las ha sufrido antes, se llaman dolor y agonía. De repente, estas se vuelven insoportables. Vuelvo a cerrar los ojos, esperando que ese dolor se apacigüe y por fin la calma vuelve a mí. Todo se torna oscuro, estoy flotando de nuevo, la tranquilidad se ha adueñado de la mente, es entonces cuando intento olvidar toda esta pesadilla, la borro, no quiero volver a notar aquellas horribles sensaciones.
¡Abro los ojos!
Las agujas del reloj permanecen inmóviles en el transcurrir de las horas, se detuvieron a la una y dejaron de avanzar. No dejo de observar el entorno oscuro que me rodea, las paredes de piedra añeja y húmeda no dejan de supurar agua por todas las rendijas que las envuelven...

 


* El alma de un suicida queda atrapada en el tiempo, condenada a ver su muerte una vez tras otra, solo durante un breve tiempo es capaz de observar desde la oscuridad, atada a las cadenas que le quitaron la vida la cálida luz del descanso eterno y que jamás alcanzará. Estas almas tienen un destino distinto.

jueves, 14 de mayo de 2015

Videoclip Green grapes de Nikosia

Tengo el placer de mostraros el nuevo videoclip post mortem que hemos grabado para el grupo Nikosia.


EL VIDEOCLIP PÓSTUMO DE NIKOSIA

Que aquella banda fundada en 2008 tiene especial conexión con los difuntos no es ningún secreto. De otro modo no se explicaría que, un año y medio después de muertos y enterrados, un magnífico artista audiovisual, Alexis Pujol, nos regale hoy el videoclip de la canción que cerraba el álbum SPLEEN.
Grabar este melancólico disco de ocho temas, mezclado en los estudios de Manu Guix, costó una pequeña fortuna y como mucho lo tienen 70 personas en el mundo. Una locura artística que no podré volver a hacer.
Decidimos clausurar seis años de historia con un tema corto a piano y voz, el más clásico y desnudo de todos los que hicimos. Me parece una buena despedida. ¡Hasta siempre y gracias por escucharnos! 

GREEN GRAPES

(Francesc Miralles)
The wind of years
blows my hair
and new ideas
grow ahead
Green grapes
in my mind
grow so shy
“Love is our cure”
You said
“If you don’t try
to understand”
Too many dreams about to die
while other winter’s
coming back
Green grapes
in my heart
the wine of tomorrow shines


Videoclip realizado por www.alexispujol.com
Actriz - Jessica Sanchis
Director, guión, camara, efectos visuales - Alexis Pujol
Maquillaje, camara, fx - Niel Ortiz
Estilismo, camara, organización - Davinia de la Corte
Ayudante - Laura de la Corte



miércoles, 11 de marzo de 2015

Trobar de morte destiny



Bueno ya esta aquí el último videoclip que he realizado para el grupo Trobar de Morte "Destiny" espero que os guste.

domingo, 21 de septiembre de 2014